10 consejos simples para tener una deuda saludable

Es común pensar de forma negativa cuando nos mencionan la palabra “deudas” quizá porque nos da miedo no poder asumirlas, le huimos a los intereses, o tememos llegar a un punto de no retorno con ellas.

Pero lo cierto es que las deudas son casi siempre necesarias para poder crecer. Si sabemos adquirirlas y manejarlas pueden traer muchos beneficios a nuestros negocios.

Lo importante es tener en cuenta ciertos aspectos que nos ayudarán a endeudarnos de forma saludable, sin estrés y con un propósito claro en mente.
Aquí recopilamos 8 consejos que le ayudarán a lograrlo:

  1. Tener claro el propósito de la deuda
    Bien sea para adquirir insumos, ampliar instalaciones o para pagar ciertos servicios, es importante saber en qué invertiremos el dinero del crédito.
  2. Conocer nuestro nivel de endeudamiento
    Para esto debemos saber cuál es nuestro total de ingresos y de ahí calcular qué porcentaje de ellos corresponden todas las deudas que tenemos. Así sabremos si tomar una deuda adicional es o no buena idea.
  3. Tener en cuenta imprevistos a la hora de calcular los pagos
    Es importante estar seguros de que podremos cumplir con los pagos, teniendo en cuenta que pueden surgir gastos inesperados.
  4. Definir en cuánto tiempo estamos dispuesto a pagar el crédito
    Es importante saber por cuánto tiempo tendremos que asumir el compromiso y evaluar la mejor opción de acuerdo al monto.
  5. Pedir solo el dinero que sea necesario para el propósito que queremos
    Endeudarse de más sin propósito alguno, solo hará que terminemos gastando el excedente sin saber con exactitud a dónde fue el dinero.
  6. Comparar las opciones
    Antes de tomar la decisión de adquirir un crédito, es bueno poner varias opciones sobre la mesa y comparar sus beneficios: facilidad, intereses, plazos, beneficios, etc.
  7. Leer asuntos legales y asteriscos
    A veces por al afán, olvidamos leer bien las letras pequeñas de los contratos, que pueden esconder cláusulas o cobros que no tenemos en nuestro radar.
  8. Pagar en los tiempos establecidos
    La mejor forma de mantener un buen historial de crédito es pagando a tiempo las cuotas acordadas cuando firmamos el contrato. Esto nos dará la posibilidad de renovar o volver a pedir un crédito cuando sea necesario.
  9. Evitar endeudarse para hacer pagos pequeños o recurrentes
    Adquirir una deuda a plazos para hacer un pago mensual puede convertirse en una bola de nieve que crece cada vez más. Igualmente, endeudarse para adquirir o pagar muchas cosas pequeñas que podrían pagarse en efectivo, solo generará intereses que aumentarán la deuda.
  10. Detectar cuando es necesario hacer un cambio en los pagos
    Algunas veces los imprevistos hacen que la mejor opción sea renegociar la deuda, bien sea el monto o los plazos para poder cumplir sin pasar por aprietos.

Estas son solo algunas razones por las que las deudas no son ese monstruo que muchas veces nos imaginamos, al menos no, mientras sepamos cómo manejarlas bien. Por el contrario, podemos hacer que se conviertan en un impulso para nuestro negocio y un camino para crear un buen historial crediticio.

Si cree que adquirir un crédito es la mejor opción para seguir creciendo con su negocio, contáctenos para pedir su microfinanciamiento aquí.